Fue el propio Elon Musk el que confirmó un mes más tarde que el Lotus Esprit estaba en su poder. De tal modo, había satisfecho las ansias del chico de seis años que en un cine de Johannesburgo había visto aquel auto sumergirse con James Bond al volante. Fue el propio Elon Musk el que confirmó un mes más tarde que el Lotus Esprit estaba en su poder. De tal modo, había satisfecho las ansias del chico de seis años que en un cine de Johannesburgo había visto aquel auto sumergirse con James Bond al volante.

Compran auto de 100 usd y se lo venden a Elon Musk en 1 millón

Elon Musk no sólo es dueño de un fabricante automotor; el magnate adora los autos. Se trata de un Esprit que en la película era anfibio. El dueño de Tesla lo usó como inspiración para su pickup Cybertruck.

Por:  Redacción HoyDinero

MÉXICO.- Mientras con Tesla promueve parámetros a seguir en una industria que avanza hacia la electro movilidad, el magnate colecciona modelos a nafta.

Entre algunas joyas que tiene en su cochera, hay un ejemplar cinematográfico y que tuvo mucho que ver en sus tiempos de infancia en Sudáfrica: el Lotus Esprit que acompañó a James Bond en una de las películas que protagonizó Roger Moore.

No era un auto más. Este Lotus era un pretendido anfibio que le permitió al agente 007 escaparse en medio de una persecución en el filme “La espía que me amó”.

Según confió el propio CEO de Tesla, las líneas futuristas de aquel modelo británico le sirvieron como fuente de inspiración para moldear su última gran creación, la pickup Cybertruck, uno de los productos más promocionados de su marca y que lleva casi tres años de demora; ahora, prometen, estará en el mercado en 2023.

Tiene varios ribetes interesantes este auto deportivo. Uno de ellos es la forma en que los productores de la película de James Bond trabajaron para reformarlo y darle una real sensación de anfibio, cuando los efectos especiales eran más analógicos y no había tanta animación digital. Otra es cómo llegó a manos de Elon Musk. O mejor: cómo pasó de ser un auto de 100 dólares al casi millón de la misma moneda que pagó el empresario.

El Lotus de Elon Musk, el objeto de un negocio

Musk lleva más de una década haciendo cuentas de a millones de dólares. Decenas, cientos y hasta miles de millones. Tanto es así que hace poco menos de un mes aceptó pagar una multa de mil millones de dólares por haber roto el acuerdo para la compra de Twitter, una operación que se debía cerrar en una suma de 44 mil millones de dólares.

El dueño de Tesla, que aun con sobresaltos mantiene el status de la automotriz emergente que puede amenazar a las grandes potencias, también puede haber sido el que menos ganó en medio de una transacción.

En 2013 se presentó en una subasta realizada por RM Sotheby’s y compró el Esprit anfibio de James Bond en 997.000 dólares. 

El auto en el filme se llamaba Wet Nellie. El que compró Musk fue uno de los tres Esprit utilizados, el anfibio y otros dos convencionales, pero también hubo otras siete carcasas de fibra de vidrio; una de ellas fue cortada a la mitad para que se pudieran hacer algunas de las escenas que compartían Roger Moore y Barbara Bach, su bella partenaire.

Para convertirlo, Wet Nellie fue trabajado por Perry Oceanographic, una empresa de Florida que lo dotó con cuatro hélices, baterías y cuatro aletas que estaban en la zona donde originalmente estaban las ruedas. Las modificaciones costaron unos 100 mil dólares.

La cita fue entre el 8 y el 9 de septiembre de 2013. Wet Nellie era el lote 243, por el que se pagaron 997.000 dólares. La oferta que se impuso en la puja había llegado por teléfono.

Fue el propio Elon Musk el que confirmó un mes más tarde que el Lotus Esprit estaba en su poder. De tal modo, había satisfecho las ansias del chico de seis años que en un cine de Johannesburgo había visto aquel auto sumergirse con James Bond al volante.

También anticipó, allá por octubre de 2013, que la “decepción de saber que en realidad no puede transformarse” en un anfibio lo llevó a potenciar una innovación: Musk contó, años más tarde, que la Cybertruck es una versión monstruosa de aquel auto. Mientras tanto, Wet Nellie pasó a formar parte de su colección, junto con un Ford T y un Jaguar E-Type de 1967, entre otras joyas. Pero el Lotus Esprit está por encima de todos.

Fuente: Clarin Autos

Tal vez te interesa: Terence Tao, ¿el hombre más inteligente del mundo?

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS