Los mitos generan creencias que limitan o impiden abrir la puerta a otras oportunidades y otra realidad económica. Los mitos generan creencias que limitan o impiden abrir la puerta a otras oportunidades y otra realidad económica.

7 mitos y realidades de las Inversiones

Los mitos sobre inversiones te alejan de la oportunidad de incrementar tus ahorros patrimoniales. Pero conocer e identificar los mitos y las realidades hará la diferencia para que puedas alcanzar tus objetivos financieros. 

MÉXICO.-  La libertad financiera es una de las metas que la gente aspira alcanzar, pues la idea de no trabajar o no tener que preocuparse por el dinero resulta ser bastante atractiva para todos nosotros.

Sin embargo, pocos están conscientes que, para hacerlo, es necesario invertir, pero esta técnica trae a su alrededor muchos mitos, por lo que también las pondremos frente a sus realidades.

Mitos y realidades de las inversiones. 

Los mitos sobre inversiones te alejan de la oportunidad de incrementar tus ahorros patrimoniales. Pero, lo cierto es que existen muchas personas que desconocen las oportunidades que representa invertir en el siglo XXI, además de cómo, cuando y en qué hacerlo. 

Este imaginario popular ha generado creencias que limitan o impiden abrir la puerta a otras oportunidades y otra realidad económica. Por lo tanto, te indicaremos algunos de esos mitos para que logres identificar las barreras y conocer más sobre la oferta para invertir. 

Para muchos, ciertamente, pensar en invertir parece una idea loca, fuera de su alcance o algo sumamente riesgoso. Sin embargo, conocer e identificar los mitos y las realidades hará la diferencia para que puedas alcanzar tus objetivos financieros. 

De acuerdo con Kubo Financiero existen, principalmente, siete mitos de inversiones.

1.- Necesitas mucho dinero.

Este mito es de los más comunes, ya que la gente piensa que para invertir se necesitan grandes montos, por lo que pareciera que nunca tendrán suficiente dinero para empezar y que esto es sólo para gente millonaria.

La realidad es que ahora puedes empezar a invertir desde los $100 pesos mexicanos.

2.- Serás millonario rápidamente.

Es cierto que invertir es una herramienta poderosa, pero tampoco es necesario que te ilusiones con falsas expectativas. Debes tener cuidado con cualquier sistema de inversión que promete volverte millonario en poco tiempo, pues probablemente se trata de una estafa.

3.- Invertir es como apostar, y hay mucho riesgo de perder.

Invertir no es, en lo absoluto, lo miso que apostar. Ya que cuando juegas estás arrojando dinero esperando tener buena suerte, incluso si alguna vez ganaras la mayoría de los jugadores pierden a largo plazo. Invertir es distinto, ya que se basa en el conocimiento y la información adecuada para obtener ganancias de forma constante a largo plazo.

4.- Invertir es muy difícil y demanda mucho tiempo.

Contrario a lo que muchos creen, invertir no significa que debes monitorear y estudiar todo el día el comportamiento de la bolsa de valores. Actualmente, existen distintos tipos de inversiones con distintos niveles de riesgo, donde puedes elegir dependiendo de tu perfil de inversionista y aversión al riesgo.

5.- Puedes perder todo tu dinero.

Invertir no está exento de riesgos, es verdad; pero, tienes total control de decidir cuánto riesgo quieres asumir, de nuevo, deberás revisar tu propio perfil como inversionista. Si quieres ir a la segura: el plazo fijo es la opción, ya que desde un inicio sabrás cuánto ganarás por rendimientos.

6.- Invertir es lo mismo que ahorrar.

El ahorro se acumula, pero por la inflación, tu dinero pierde poder adquisitivo y, por tanto, valor.  Es cierto que ahorrar te permite liquidez y disponer del dinero en cualquier momento, ya que lo puedes tener en casa o en alguna cuenta de ahorro que no genera rendimientos. 

Pero, invertir es hacer ese esfuerzo de que tu ahorro tenga rendimientos. Es decir: las inversiones se refieren a dinero que “prestas” por un plazo establecido para que sea aprovechado por un tercero.

7.-  No tienes disponibilidad de tu dinero.

Mientras más largo sea el plazo en el que inviertes tu dinero, mejores serán los rendimientos que te ofrecen las instituciones financieras. No obstante, existen plazos desde 7 días, la recomendación es que el dinero que necesites para tus gastos constantes del mes los inviertas a plazos cortos como de 7 o 14 días; pero, tus ahorros, en plazos largos para mejores rendimientos.
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS