En la conductual se admite que las emociones y la intuición juegan roles protagonistas en la toma de decisiones. En la conductual se admite que las emociones y la intuición juegan roles protagonistas en la toma de decisiones.

Cinco sesgos que nos harán tomar decisiones de inversión equivocadas.

Los sesgos son atajos mentales que llevan al cerebro a simplificar el proceso de toma de decisiones; sin embargo, alejan del pensamiento racional. En la teoría se específica que "los sujetos no son seres racionales, sino que las emociones y la intuición tienen un papel fundamental en la toma de decisiones".

MÉXICO.- En cuanto a las inversiones, el cerebro permite llevar a cabo numerosas acciones con una gran cualidad, sin embargo, tiene los procesos cognitivos tienen determinadas características que nos pueden empujar a tomar decisiones poco racionales que, en el contexto de inversión, no es algo muy acertado.

De acuerdo con Futuro a Fondo y Santander, existen distintos sesgos que nos pueden llevar a tomar muy malas decisiones de inversión. La rama de estudio que se dedica y define esto es la economía conductual, cuyo objetivo es el de “completar a las finanzas neoclásicas ayudando a comprender mejor a los sujetos que intervienen en la economía”.

Sirve para entender a los inversores, que se conozcan mejor a sí mismos, es útil para entender el funcionamiento de los mercados financieros y para los reguladores, nos aporta una manera multidisciplinar de entender la economía”, añade María Eugeni Cárdenas, subdirectora de educación financiera en CMNV.

¿Cómo tomamos decisiones?

Según se explica, en la teoría neoclásica se entendía que la toma de decisiones era más un proceso y que estaba basado en el análisis y el cálculo de todas las opciones, por otra parte, en la conductual se admite que las emociones y la intuición juegan roles protagonistas.

Distinguen, ademas, en dos sistemas: el sistema 1, que opera de manera rápida, sin sensación de control voluntario y permite una reacción rápida, en este caso, la decisión se basa en lo consensual y nuestra estructura interna, y no en un sistema lógico.

En el segundo sistema, es mucho más lento y se basa en las actividades cognitivas complejas. Ambos sistemas interactúan uno con el otro.

Una vez explicados los dos sistemas, aparecen los dos sesgos cognitivos. 

Sobre los sesgos.

Los sesgos son trucos, atajos mentales productos de la evolución que nos ayudan a simplificar el proceso de toma de decisiones, pero nos alejan del pensamiento racional.  De acuerdo con Santander, se especifica que el término sesgo cognitivo fue acuñado en los años 70s del XX, por Amos Tversky y Daniel Kahneman, los autores ponen en relieve sus estudios, donde señalan que los sujetos no son seres racionales, sino que las emociones y la intuición tienen un papel fundamental en la toma de decisiones.

Tipos de sesgos de inversión.

Asimismo, los expertos documentan que más de una docena de sesgos influyen en el proceso del inversor. A continuación algunos de los sesgos de inversión más habituales.

1.- Sesgo país.

Consiste en la predisposición que tienen los inversores a comprar acciones de compañías que proceden de su país de origen. Estas acciones les parecen más dignas de confianza, ya que los inversores crecieron conociendo los nombres de estas empresas, que también son mencionadas en los medios de comunicación locales.

2.- Sesgo anclaje.

Consiste en la tendencia a dar más peso a la información obtenida en primer lugar, que a una información nueva que contradice la previa. En inversiones, el efecto ancla es tener como única referencia el precio de entrada en una inversión. 

Un ejemplo que se presenta en este tipo de sesgo, es cuando se presenta en primer lugar la rentabilidad pasada de un producto de inversión, lo que hace que no te fijes en otros aspectos del producto no tan positivos, como pudieran ser sus riesgos.

3.-Sesgo de disponibilidad o atención.

Este sesgo explica que las cosas, ya sean productos, empresas o emisiones, que se presentan en los medios de comunicación serán recordadas más rápidamente por los inversores cuando buscan un instrumento de inversión adecuado.

Del mismo modo, creerás que hay más posibilidades de que se repita un acontecimiento con el que estás más familiarizado o que has vivido de cerca, aunque no sea así.

4.- Sesgo de sobredimensionamiento de las pérdidas o de aversión a las pérdidas.

En este sesgo se hace referencia a la tendencia a considerar que las pérdidas pesan más que las ganancias. Es decir: no te tomarás igual ganar $1,000 pesos, que perder la idéntica cantidad porque el cerebro tiende a sobredimensionar la pérdida.

El sesgo de aversión a la pérdida puede hacer que no inviertas por el hecho de que existe la posibilidad de perder lo invertido, o bien, que mantengas una inversión con mínimas perspectivas de recuperación.

5.- Sesgo de contabilidad mental.

En este sesgo se explica que las personas organizamos y gastamos nuestro dinero en función de distintos criterios, como de dónde procede o a qué vamos a dedicarlo. De acuerdo con la lógica, se indica que el dinero debería ser intercambiable, con independencia de su origen; sin embargo, tu mente no hace el mismo proceso, tratará de forma distinta un peso conseguido con tu esfuerzo que otro que provenga del azar.

6.-  Sesgo de confirmación.

Este nos hace interpretar o buscar informaciones nuevas de manera que confirmen ideas previas. Esto puede llevar a un inversor a buscar información de forma selectiva para respaldar sus decisiones.

7.- Sesgo de ilusión de control.

Es la tendencia a sobreestimar la posibilidad de influir en algo sobre lo que no se tiene control, que puede llevar a riesgos excesivos.

8.- Sesgo del punto ciego (metasesgo).

Por último, pero no menos importante, es la tendencia del sujeto a no ver ni reconocer que tiene sesgos. María Cárdenas, experta en el tema, señala que “los sesgos no se pueden eliminar, pero sí mitigar a través de varias estrategias: educación financiera (eventualmente una persona que tenga mayor educación financiera será capaz de evitar los sesgos), generar alternativas, análisis premortem, etc.

En Santander se menciona distintas formas de actuar frente a los sesgos, ya que, como bien se mencionó antes, no pueden desaparecer.  Pero se puede actuar de distinta forma:

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS