.Un síndrome desde el punto de vista financiero se refiere a los procedimientos que limitan y ponen el riesgo de nuestros proyectos de negocio.  .Un síndrome desde el punto de vista financiero se refiere a los procedimientos que limitan y ponen el riesgo de nuestros proyectos de negocio. 

Síndromes financieros: ¿qué son y cómo evitarlos?

La mejor estrategia para evitar los síndromes que limitan nuestro éxito al invertir o emprender un negocio, consiste en identificarlas para evitar su avance e implementar el tratamiento necesario.

MÉXICO.- Un síndrome, desde el punto de vista médico, corresponde a un conjunto de síntomas que identifican a una enfermedad, ya sea en el cuerpo o en la mente; sin embargo, existen otro tipo de síndromes: el síndrome financiero. 

¿Qué es el síndrome financiero?

Los síndromes financieros son padecimientos que limitan y ponen en riesgo el éxito de nuestros proyectos de negocio, pues limitan y coartan el desarrollo en el equipo de trabajo.  

No obstante, la mejor estrategia para evitar estas acciones que limitan nuestro éxito al invertir, emprender un negocio o incursionar en nuevas industrias es identificarlas para evitar su avance e implementar un “tratamiento” para superar el síndrome.

Síndromes más comunes.

De acuerdo con M2CROWD, existen algunos síndromes que se manifiestan de forma más típica que otros. Acá una lista de ellos.

1.- El síndrome de Peter Pan.

Su característica central consiste en que, por el temor a continuar el desarrollo, ya que se ve el cambio como algo complejo, difícil y que implica sacrificios, a tu negocio le da miedo dar el siguiente paso para crecer.

Sin embargo, lo cierto es que para el progreso de proyectos como la diversificación de inversiones, o emprender una empresa, es clave avanzar para elevar la productividad, competitividad y aumentar las ganancias.

2.- Síndrome del superhéroe.

Se caracteriza, principalmente por la idea de que “si no lo haces tu, no estará bien hecho”, la clave para evitar este padecimiento es dejar de querer tener todo bajo control.

Si cuentas con un equipo de profesionales, confía mucho en ellos para delegar tareas, así garantizas un avance eficiente, se generan nuevas ideas y te permite enfocarte en tareas primordiales de un líder.

Asimismo, también deberás buscar la oportunidad de aportes recíprocos con otras empresas, emprendedores, inversionistas y expertos de tu industria.

3.- Síndrome de abstinencia.

Si piensas que “ya habrá tiempo para descansar”, podrás tener este síndrome. Es menester que te tomes en serio tu espacio personal y el tiempo de descanso, pues son indispensables para garantizar tu salud física y mental.

Muchos ejecutivos no se permiten estos descansos, y cuando son forzados a tomar vacaciones o periodos de incapacidad, llegan a sufrir los efectos típicos de la abstinencia a sustancias narcóticas, como negación, desesperación y malestar físico.

4.- Síndrome del impostor.

Este síndrome se caracteriza por llevar el mantra de que “todos tus logros no son muy relevantes” o son producto del azar o no los mereces. Sin embargo, es más común de lo que crees. 

Se identifica este síndrome en aquellas personas que subestiman sus avances en objetivos, logros y el desarrollo de sus proyectos. El no asimilar el éxito afecta tu carrera profesional y no te permite avanzar a nuevos niveles.

Identifica tus sentimientos “impostores” y realiza una lista de tus logros y revísalas cada vez que tengas estos sentimientos. 

5.- Síndrome del Código de Hammurabi.

Si tus procedimientos para tomar decisiones con tu equipo de trabajo son demasiado complejos, posiblemente te veas envuelto en dicho síndrome.

Obstaculizar la comunicación a través de canales y procedimientos enredados y poco claros, limitará tu eficacia en el trabajo.  Esta forma de trabajar no te permite tomar decisiones rápidas, por tanto, deberás simplificar y ser flexible para garantizar la transparencia.
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS