No dejes que el dinero estropee tu amistad: Hay que tener mucho amor y mucho cariño para comprender que muchas veces quieres ayudar, pero no puedes; o quieres que te ayuden, pero realmente no pueden. Sé que es un tema triste y delicado, pero para tener amigas hay que saber que no siempre te pueden echar una mano, y aun así siguen queriéndote como siempre porque la intención es lo que vale.  No dejes que el dinero estropee tu amistad: Hay que tener mucho amor y mucho cariño para comprender que muchas veces quieres ayudar, pero no puedes; o quieres que te ayuden, pero realmente no pueden. Sé que es un tema triste y delicado, pero para tener amigas hay que saber que no siempre te pueden echar una mano, y aun así siguen queriéndote como siempre porque la intención es lo que vale. 

Las complicaciones de las amistades con y sin dinero

Hay verdaderas amistades que están llenas de amor, respeto y apoyo. Duran años, parece que son de toda la vida. Pero cuando el dinero se mete de por medio, ya sea prestado o solicitado, hasta la amistad más fuerte comienza a tambalearse.

Por:  Redacción HoyDinero

MÉXICO.- Verdaderos amigos: Los amigos de verdad están siempre ahí para cuando les necesitas, aun cuando estés en silencio, cuando pase el tiempo, y cuando quizás no coincidan en muchas situaciones u opiniones… Pero siempre sabes que esa amistad está ahí, es real, y eso hace que los lazos que existen se hagan más fuertes y duraderos. 

Los amigos verdaderos merecen nuestro sacrificio: A un amigo de verdad siempre estás dispuesta a darle todo, cualquier cosa de tu vida, por mucho sacrificio que ello suponga. 

Lo que puede estropear una verdadera amistad: La verdadera amistad es muy sólida, pero hay una amenaza que puede quebrantarla: el dinero. Lo peor que le puede pasar a una amistad, es pedir o prestar dinero.

Tanto pedir como prestar dinero a un amigo puede arruinar la buena relación. Primeramente, porque si por ejemplo, eres quien presta dinero a tu amigo o amiga, lo haces con mucho amor, y seguramente mucho sacrificio pues el dinero nunca suele sobrar.

Prestar dinero a un amigo puede ser malo: El problema es que cuando prestas dinero una vez, siempre parece haber una segunda vez… y tal vez la tercera vez no puedas permitírtelo. Cuando llega el momento en el que ya no puedes permitirte prestar o dar más dinero, esa amistad tiende a quebrantarse.

Esa amistad tan fuerte, resistente y duradera comienza a marcharse de tu vida.  Tal vez parezca ilógico, pero esa amistad se rompe cuando ya no vuelves a dar lo que antes diste. Tu corazón queda dolido, pues por ambos lados la entrega era completa. Ambos amigos hacían cualquier cosa el uno por el otro.

Pero el día que ya no puedes seguir prestando, o que simplemente decides no hacerlo, siente que le defraudaste, se enfada contigo y la amistad comienza a resquebrajarse, se aleja de ti sin darse cuenta de que no es que dejases de ser su amiga, ni que dejases de quererla o preocuparte de su bienestar… Cree que te aferras al dinero porque lo valoras más que la amistad, su vida y sus problemas… y eso es un sentimiento que es muy difícil arreglar sin concederle el dinero que solicita. 

Pedir dinero a un amigo puede ser malo: Cuando eres tú la necesitada, y pides un préstamo a una amiga, o simplemente recibes un regalo económico sin compromiso, la relación de amistad puede verse igualmente debilitada. Especialmente si más adelante, un día, la amiga que da te lo echa en cara, o te reclama que se lo devuelvas.

La relación cambia, pues de repente una de las amigas se siente con mayor derecho de reclamar sobre la otra, y derecho a juzgar sin querer escuchar ninguna palabra, promesa, o problema, hasta no recibir cada moneda prestada; o peor aún, hasta no recibir de vuelta cada moneda regalada. El dinero, de un modo u otro, siempre acaba estropeando las buenas amistades.

¡El dinero siempre complica la amistad! No hay mejor manera de perder a una amiga que prestar o cobrar dinero, muchas veces las amistades se miden de esa forma. Yo, gracias a Dios, aún creo que la amistad puede superar todos los problemas, puede continuar en lo bueno y en lo malo. Si dejara de creerlo así me dolería mucho más que si un hermano me dejase de hablar. 

No dejes que el dinero estropee tu amistad: Hay que tener mucho amor y mucho cariño para comprender que muchas veces quieres ayudar, pero no puedes; o quieres que te ayuden, pero realmente no pueden. Sé que es un tema triste y delicado, pero para tener amigas hay que saber que no siempre te pueden echar una mano, y aun así siguen queriéndote como siempre porque la intención es lo que vale. 

Fuente: toda mujer  es bella

Tal vez te interesa: Pagos electrónicos: ¿Qué son y cómo funcionan?

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS