Llegar tarde al trabajo, a las reuniones y a citas puede hacer que te perciban como una persona poco confiable y poco comprometida, incluso también desmotivado Llegar tarde al trabajo, a las reuniones y a citas puede hacer que te perciban como una persona poco confiable y poco comprometida, incluso también desmotivado

Cómo combatir el mal hábito de la impuntualidad

La impuntualidad es un comportamiento nocivo que tienen muchas personas y que consiste en transgredir permanentemente sus compromisos de llegar al tiempo pactado

MÉXICO.- Llegar tarde al trabajo, a las reuniones y a citas puede hacer que te perciban como una persona poco confiable y poco comprometida, incluso también desmotivado.

La impuntualidad es un comportamiento nocivo que tienen muchas personas y que consiste en transgredir permanentemente sus compromisos de llegar al tiempo pactado.

Algo común que comparten quienes son impuntuales, es que dejan todo para el último momento, sin tomar consciencia de lo perjudicial que es su conducta para el entorno y lo peor, es que muchas veces se excusan con que: “No es tan grave llegar 10 minutos tarde”.

Así que si eres de las personas que suelen llegar tarde a sus compromisos, te compartimos los 10 consejos de la revista Entrepreneur, para terminar con este mal hábito desde ahora.

1.- Divide tus tareas en pequeñas porciones

Registra día y hora para que esté completo cada círculo de responsabilidad que tienes. Esto te ayudará a mantener el enfoque por partes, sin perder de vista el todo a cumplir.

2.- Utiliza la visualización creativa

Visualizar internamente el proceso de las tareas ayuda a ordenar las ideas, a marcar la red de relaciones implicadas y la importancia que tienes en el proceso. Así esa imagen aparecerá mientras la ejecutas, y estarás más atento para cumplir los plazos.

3.- Haz listas de tareas, acciones y proyectos

Dale prioridad a tus tareas y pacta tus compromisos tomando en cuenta esa relevancia.

4.- Cuida tu agenda

Si tienes tu agenda llena de compromisos, empieza a agruparlos en ciertos bloques horarios de la semana, para tener más tiempo de tranquilidad y espacio. 

5.- Aprende a delegar

Debes considerar que no puedes hacerlo todo tú solo, pues no es humanamente posible. Llegar tarde en muchas ocasiones tiene relación con la imposibilidad de soltar responsabilidades a otras personas. Recuerda delegar en quienes confías, supervisar, establecer plazos de cumplimiento y explicar claramente el propósito de para quién es importante que esa tarea se haga en tiempo y forma.

6.- Ayúdate de las herramientas tecnológicas

Muchas reuniones son innecesarias y pueden reemplazarse por una videoconferencia que ya están integradas en la rutina diaria. Otras reuniones que no deberían existir, se solucionarían con una breve llamada telefónica o un correo. Además, muchas aplicaciones trabajan colaborativamente para gestionar el tiempo en un equipo.

7.- Renegocia si llegas tarde

Sin que esto se convierta en un hábito, si sabes de antemano que no llegarás e tiempo, avisa o cambia la cita.

8.- Utiliza al menos dos alertas previas a cada compromiso

Programa tu teléfono para que te avise desde una hora antes, al menos dos veces, espaciadas y con suficiente tiempo para llegar puntual a tu cita.

9.- Adelanta tu agenda de citas

Si eres impuntual, no te sobrecargues hasta que no regularices este hábito y agenda siempre de 10 a 15 minutos antes las distintas citas. 

10.- Planifica más separado

No acumules compromisos, sobre todo si tienes distancias que recorrer. Ajusta tu agenda para que no dejes plantadas a las personas.
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS