5 formas en las que el estrés crónico afecta tu negocio

El estrés es una enfermedad que afecta a múltiples emprendedores y empleados, en un primer nivel es sencillo identificarlo: puedes creer que te hace comer de más o dormir menos; pero va más allá y es, en realidad, mucho peor.

MÉXICO.- El estrés es una enfermedad que afecta a múltiples emprendedores y empleados, en un primer nivel es sencillo identificarlo: puedes creer que te hace comer de más o dormir menos; pero va más allá y es, en realidad, mucho peor.

Para empezar, es necesario distinguir que existe diferencia entre el estrés agudo y el crónico, ya que, de acuerdo a un artículo en Entrepreneur, es importante.

Algunos ejemplos del estrés agudo, incluyen ese nivel que experimentas después de una discusión con un empleado, o cuando vas a hacer una presentación importante; o tener un mal día. Todos estos niveles de tensión tienen una vida corta y desaparecen rápidamente; pero, el estrés crónico no se detiene.

Diferenciar estrés agudo de crónico puede ser complicado y, muchas veces, el agudo se convierte en crónico. Si bien el cuerpo cuenta con los mecanismos para defenderse y lidiar con el estrés; pero, cuando este se vuelve repetitivo y prolongado, le pasa factura al cuerpo.  Con esto, muchas funciones se saturan e incluso pueden empezar a descomponerse.

Puedes hacerte las siguientes preguntas para reflexionar: ¿te peleas constantemente con el mismo empleado todos los días?, ¿te sientes presionado de manera constante por tu desempeño? ¿Te sientes inadecuado o poco preparado para realizar tu trabajo como un líder?

Si respondiste que sí a cualquiera, puede que estés experimentando estrés crónico y, como líder, lo normal es que estos factores sean diferentes.

De acuerdo con el Centro de Liderazgo Creativo de Estados Unidos existen distintos consejos para ello.

Puede que hayas decidido abrir una nueva rama en tu negocio; pero sin los recursos suficientes, inclusive si los tienes, puede que no tengas el tiempo necesario. O también, si estás al frente de una empresa que cotiza en la bolsa, puedes sentirte presionado por tus accionistas; pero hacerlos felices en todo momento es imposible. Por lo tanto: debes tomar decisiones difíciles.

Todo esto se reduce a algo: enfócate en la tarea que tienes enfrente planeando, organizando y poniendo prioridad. Hay ciertos comportamientos como definir y aclarar expectativas o apegarte a un calendario que pueden ayudar. Si te concentras más, se reduce el estrés que resulta de una tarea compleja.

Tener relaciones interpersonales fuertes es clave para que tu negocio triunfe. Una mala relación entre tus empleados y tu tiene muchas repercusiones, como una menor satisfacción laboral y más estrés y depresión.  La mala relación con la gente con la que trabajas puede desatar un efecto dominó que llegaría hasta tus clientes: cuando las relaciones son débiles, los proyectos sufren.

Por lo tanto, como Warren Buffet señala: “construir una buena reputación te toma 20 años, y cinco minutos para destruirla”. La relación entre tu y tus empleados puede mejorar si aprendes a manejar mejor a tu staff.

Organizar y promover eventos para tener una mayor interacción entre equipos y mejorar las relaciones personales en la oficina te puede ayudar a lograrlo.

Los empleados tóxicos son parte del conjunto de interacciones, durante todos los días en las oficinas, y vienen de diferentes formas. Los empleados ultra competitivos son una.

Hay otros empleados, como los que no hacen su trabajo, o los ‘lambiscones’, que incluso pasan por encima de sus compañeros. 

En cualquier caso, los resultados de tener a estos integrantes pueden ser devastadores, y llevarte a altos niveles de estrés, no sólo a ti; sino a los compañeros.

El mal desempeño es un factor clave y muy estresante, pues afecta a los empleados y jefes por igual. Lamentablemente, este problema suele ser el último en la agenda de los líderes. El resultado de esto puede ser sumamente negativo, pues un mal desempeño genera menor productividad, motivación y menor retención; pero más estrés.

Si bien es cierto que hay problemas de desempeños que deberían de ser arreglados por RH, como la mala conducta, ausentismo, etc; la mayoría deberían de ser enfrentados por los jefes, estableciendo expectativas y metas, ofreciendo entrenamiento y motivando a sus empleados para alcanzar los objetivos.

5.- Clientes poco razonables.

Manejar las relaciones con los clientes es siempre complejo. Todos hemos escuchado la frase que se volvió mantra de los negocios “el cliente siempre tiene la razón”, pero esto puede dividir los esfuerzo de un negocio y ocasionar un estrés innecesario.

Las expectativas y demandas poco razonables de los clientes, puede ser una fuente de estrés.

Las empresas más eficientes son aquellas que no sólo satisfacen las necesidades de sus clientes, sino que las superan y se enfocan en los detalles más pequeños creando culturas basadas con el cliente.

Noticias Relacionadas

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS