El ascenso de China como el país más rico del mundo puede suponer, en el peor de los casos, una crisis financiera global. El ascenso de China como el país más rico del mundo puede suponer, en el peor de los casos, una crisis financiera global.

China le quita la corona a Estados Unidos como el país más rico del mundo

Estados Unidos había sido el país más rico del mundo, hasta que un reciente informe de McKinsey & Co, en Bloomberg, asegura que China le quitó la corona al país americano.

ESTADOS UNIDOS.- En el imaginario colectivo,  y en varios sitios de Internet, se afirma que Estados Unidos es el país más rico del mundo; sin embargo, el país americano fue despojado de su corona por China, que ahora es la nación más rica del mundo.

En ambas potencias, tanto China como Estados Unidos, representan las mayores economías a escala global, siendo más de dos tercios de la riqueza que está en manos del 10% de los hogares más ricos; dicha proporción ha ido en aumento.

No obstante, el cambio en la clasificación de la riqueza mundial, que condecoró a China como el país más rico del mundo, se anunció este lunes en un informe de la consultora McKinsey & Co, asegura Bloomberg.

China: el país más rico del mundo.

En el informe, titulado como “El auge del balance mundial: ¿en qué medida estamos utilizando nuestra riqueza de forma productiva?”, se examinan los balances nacionales de diez países que representan más del 60% de la renta mundial. En este informe, Bloomberg reveló que el valor de China se había disparado de 7 billones de dólares en 2000 a 120 billones de dólares en 2020.

En Estados Unidos, la cantidad de riqueza del país está en manos del 10% de los hogares más ricos, que creció un total del 67% en 2000 al 71% en 2019.

La carrera alcista de China hacia la cima de la clasificación contribuyó a casi un tercio del aumento total de la riqueza mundial, que pasó de $156 billones a $514 billones en el mismo periodo.

¿Crisis financiera o escenario perfecto?

El informe de McKinsey reveló también que el 68% del patrimonio neto mundial se encuentra almacenado en bienes inmuebles, lo demás está en infraestructura, maquinaria y equipos, y en menor medida, en bienes intangibles, como la propiedad intelectual y las patentes.

Se señala que el incremento en el Producto Interno Bruto, a escala global, se ha visto impulsado por el aumento de los precios de los inmuebles, con ayuda de la disminución de los tipos de interés.

Un escenario catastrófico.

Este factor, además, podría traer efectos secundarios negativos, ya que el aumento de los valores inmobiliarios puede hacer que poseer una vivienda sea inasequible para muchas personas, creando de esta forma el escenario perfecto para una crisis financiera, como la sucedida en Estados Unidos en el 2018, luego del estallido de la burbuja inmobiliaria.

TE PUEDE INTERESAR: Burbuja financiera: ¿Qué es y cómo afecta en las inversiones?

China podría, al igual que el gigante americano, tener problemas similares por la deuda de promotores inmobiliarios como china Evergrande Group.

¿Cómo prevenir la crisis?

En el informe de McKinsey, el camino más inteligente para prevenir una crisis puede ser que los tomadores de decisiones trabajen para estabilizar y reducir el balance en relación con el PIB, esto mediante el crecimiento del PIB nominal.

No obstante, para ello, tendrán que reorientar el capital hacia nuevas inversiones productivas en activos reales e innovaciones que busquen acelerar el crecimiento económico.

 Es decir, el peor escenario sería un colapso en los precios de los activos, que podría borrar hasta un tercio de la riqueza mundial.


 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS