El fraude amistoso se comete por clientes legítimos que realizan una compra en línea con una tarjeta de crédito, pero después disputa los cargos con el banco, en lugar de cambiar o devolver el artículo El fraude amistoso se comete por clientes legítimos que realizan una compra en línea con una tarjeta de crédito, pero después disputa los cargos con el banco, en lugar de cambiar o devolver el artículo

¿Qué es el fraude amistoso y cómo evitarlo?

El fraude amistoso suele ser un malentendido, cuando los consumidores no recuerdan haber hecho una compra, o hay otro usuario autorizado que no informó sobre la compra

MÉXICO.- El fraude amistoso se comete por clientes legítimos que realizan una compra en línea con una tarjeta de crédito, pero después disputa los cargos con el banco, en lugar de cambiar o devolver el artículo.

El fraude amistoso suele ser un malentendido, cuando los consumidores no recuerdan haber hecho una compra, o hay otro usuario autorizado que no informó sobre la compra.

Para prevenir e identificar el fraude amistoso, la revista Entrepreneur comparte algunos consejos.

1.- Sé honesto

Es esencial que el negocio sea honesto y ético. Debes ser claro sobre las tarifas adicionales de los pedidos para que los clientes no se sorprendan al ver el cobro.

2.- Utiliza un descriptor identificable

Para que los clientes identifiquen en qué se hizo un gasto, lo mejor es que el descriptor sea como el nombre de la empresa, pues de lo contrario, se alerta a los clientes quienes sospechan que se trata de un fraude.

3.- Utiliza redes sociales

El método más utilizado para que una tienda esté en contacto con los clientes son las redes sociales. Piensa que si un cliente no puede contactar a la tienda, lo más probable es que vaya directo con el banco para intentar resolver una disputa.

4.- Brinda toda la información

Según la revista Entrepreneur, también es importante que al realizar un pedido, los clientes reciban un presupuesto por el envío y una confirmación inmediata por correo electrónico o mensaje de texto.

Uno de los puntos de los que deben estar pendientes las tiendas, es que frecuentemente ocurre que los clientes que presentan disputas exitosas, nuevamente intentan hacerlo.

Así que si alguien intenta repetidamente realizar el fraude amistoso, la empresa puede evitar compras futuras, clasificándolo en una “lista negra” para protegerse.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS