El horizonte temporal es un factor calve al momento de determinar decisiones inversoras, ya que el plazo fijado para dichas dependerá del objetivo a alcanzar con ellas. El horizonte temporal es un factor calve al momento de determinar decisiones inversoras, ya que el plazo fijado para dichas dependerá del objetivo a alcanzar con ellas.

Horizonte temporal de inversión: ¿Qué es y cómo puede resultar ser la clave de tu éxito?

El horizonte temporal de la inversión es el periodo de tiempo en que, el inversor, está dispuesto a mantener su capital invertido, sin que tenga la necesidad de retirarlo para destinarlo a otros fin.

MÉXICO.- El horizonte temporal de una inversión determina la estrategia a seguir de un inversionista; sin embargo, dicha temporalidad de la inversión puede resultar ser una excelente aliada para los rendimientos de tu dinero.

Horizonte temporal de inversión.

De acuerdo con Fondos, el horizonte temporal de inversión marca el enfoque y la política a seguir, ya que es un factor de suma importancia al momento de plantear inversiones y, de acuerdo con dicho portal, existen tres tipos de temporalidades cuando se habla de inversiones: corto, mediano y largo plazo.

Lo interesante aquí consiste en conocer las claves del éxito al momento de plantear una estrategia inversora, pues sin duda alguna, el horizonte temporal influye, ya que nos ofrece una serie de ventajas que pueden determinar el éxito y rendimiento de tus inversiones.

Según Bancos Santander, cuando una persona realiza una inversión lo hace fijándose previamente en un determinado objetivo financiero, ya sea para ahorrar para su jubilación, comprar otra casa, la educación, o ganar una renta adicional que aumente los ingresos.

El horizonte temporal de la inversión es, pues, el periodo de tiempo que el inversor está dispuesto a mantener su capital invertido, sin que tenga la necesidad de retirarlo para destinarlo a otros fines, esto con la expectativa de obtener el máximo rendimiento.

En ciertos casos, el horizonte temporal se determina por el propio producto. En otros, por su parte, los productos financieros no tienen un plazo determinado, como las acciones de una empresa, que se pueden comprar y vender en cualquier momento. Es decir: el horizonte temporal de la inversión variará en relación con el objetivo de rentabilidad.

Tipos de horizontes temporales.

El activo financiero (u objetivo marcado) será lo que determinen el tipo de horizonte temporal que una inversión tendrá.

Son aquellas inversiones en cuyo horizonte temporal es igual o inferior al año. Estos activos permiten recuperar el capital en ese plazo como pueden ser:

  1. -    Depósitos a plazo fijo a corto plazo: el capital permanece inmovilizado durante un tiempo (seis meses, un año) y a la fecha de vencimiento del mismo, se liquidarán los intereses.
  2. -    Letras del Tesoro: son títulos de deuda pública emitidos a corto plazo, desde los tres hasta los doce meses. Asimismo, son emitidos con descuento. La diferencia entre el valor de reembolso de la letra en el momento del vencimiento y el precio que se pagó será la rentabilidad generada.
  3. -    Bonos a un año: Son emisiones de deuda de instituciones públicas o empresas privadas. En este punto, el emisor se compromete a devolver el capital más los intereses en el plazo indicado para su vencimiento.

Corresponden a las que se mantienen entre uno a cinco años. Y se encuentran las siguientes:

  1. -    Fondos de inversión: la documentación asociada a cada fondo de inversión (folleto y documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI) indica sus características y condiciones y el horizonte temporal recomendado.
  2. -    Bonos del Estado: corresponden a emisiones de deuda del Tesoro público, y su plazo oscila entre dos y los cinco años. Aquí se pagan los intereses de forma anual, en vez de una vez vencidos.

Estos se dan cunado el horizonte temporal de una inversión supera el lustro (cinco años), es decir: esto es una inversión a largo plazo.

  1. -    Invertir en oro: el activo del valor es históricamente más estable y tiene liquidez inmediata.
  2. -    Obligaciones del Estado: de 10,15, 30 y 50 años, que al igual que los bonos del Estado, pagan un interés periódico.
  3. -    Acciones u otros productos de renta variable: su rentabilidad dependerá del comportamiento en cada momento.

En conclusión: el horizonte temporal es un factor calve al momento de determinar decisiones inversoras, ya que el plazo fijado para dichas dependerá del objetivo a alcanzar con ellas.
 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS