¿Eres emprendedor? Guía en 10 pasos para saber qué negocio poner

El emprendimiento es un viaje, un estilo de vida que va más allá de la idea de crear una empresa, pues los emprendedores buscan hacer algo diferente con sus vidas y cuestionan cómo hacer la diferencia.

MÉXICO.- Muchas personas buscan establecer su negocio o ser auto empleados, ya sea para buscar la libertad financiera o para dejar su empleo que tantos los frena de alcanzar sus sueños. Posiblemente, incluso, ya cuenten con el capital necesario para empezar a invertir; sin embargo, surge la gran duda sobre qué negocio poner.  Esta es una de las más grandes incógnitas y comunes que se escuchan en las personas que uqieren montar un negocio, pero que no saben cómo empezar.

La razón que surge de la duda, posiblemente, es que el emprendimiento es un viaje, un estilo de vida que va más allá de crear una empresa. En resumen: los emprendedores están buscando hacer algo diferente con sus vidas y por ello se cuestionan cuál será su próximo paso y cómo hacer la diferencia.

Independientemente de la razón para emprender o crear tu empresa, esta entrada recopilada de Emprendiendo Historias, te ayudará a definir qué negocio montar, pues te ayudará a salir de ese estado donde estás lleno de energía.

Tus decisiones no deben de ser tomadas con base al miedo, a la presión o al qué dirán; siempre, debes buscar que sean en base a tu proyección de futuro y de lo que quieres lograr.

Esto tiene una razón: la mayoría de las veces que hemos tomado decisiones a lo largo de nuestra vida, ha sido para complacer la imagen que los otros tienen de nosotros y no complacer nuestros sueños reprimidos.

Debes tener claro que la decisión de emprender viene con muchas contraindicaciones, por tanto debes de estar preparado para la presión, el miedo y el rechazo de muchas personas que piensan que estás tomando malas decisiones.

Emprender es para quienes están dispuestos a asumir riesgos, responsabilidades y cambiar tu estilo de vida.

Para crear un negocio no sólo debes pensar en lo que te gusta, sino en lo que eres bueno y aquello que los demás reconocen.

Por lo que tu cuestión para definir qué negocio poner no es suficiente; necesitas complementar con otros factores.  Enfócate en aquellas áreas que te gustan, en las que eres bueno y que posiblemente puedan monetizarse.

Piensa en las habilidades que tienes y que podrían resolver un problema o necesidad de alguien.

En muchas ocasiones, las personas sienten que su trabajo se convirtió en una piedra que les impide avanzar. Esto se debe a que el trabajo que tienes viene como resultado del miedo y no de una decisión.

Por otra parte, si no piensas que tu trabajo impide que emprendas tu idea de negocio, puede ser la herramienta perfecta para apalancar tu emprendimiento.

Si, por otra parte, estás en la universidad, no debes de esperar hasta graduarte para empezar, pues puedes aprovechar todo el conocimiento, herramientas y recursos que tienes a tu disposición para apalancar tu emprendimiento.  Pregúntate qué recursos podrías utilizar para tu idea de negocio: compañeros de trabajo como socios; tu empresa podría ser tu proveedor, tus jefes podrían convertirse en socios o inversores, etc.

Los cursos, talleres o diplomados te darán no solo del conocimiento teórico que puedas aplicar a tu idea de negocio, sino que te permiten conocer personas que están interesadas en los mismos temas que tu.

Tendrás una perspectiva diferente y conocerás cuáles son las nuevas tendencias en la industria.

Asimismo, cuentas con opciones gratuitas para empezar a prepararte.

Si bien no es un requisito para empezar; es importante que trabajes en ello. Muchos emprendedores exitosos recomiendan tener un equipo interdisciplinario para resolver distintas tareas; sin embargo, esta no es excusa para no emprender, pues hay casos de éxito donde los emprendedores comenzaron solos.

Piensa en las marcas que te gustan, en las publicaciones y en los blogs que más disfrutas, todas ellas tienen cosas en común y es: el valor que te agregan, no solo los productos sino la manera en cómo te hacen sentir.

Aquí enlazas tus propósitos, tu inquietud para emprender y el servicio que vas a ofrecer, con esto eres capaz de pensar en la satisfacción y en cómo hacer feliz a tu cliente.

Siempre ten en consideración cómo agregarle valor a tu público.

Necesitas evitar al máximo aquellos compromisos que no le agregan valor a tu idea y enfocarte en tu negocio y saber cómo venderlo.

Enfócate en uno conciso, algo básico para comenzar y a medida que ejecutas vas editándolo.

Antes de ser un visionario, un emprendedor exitoso es un vendedor.  Antes de pensar en aspectos técnicos o de diseño, piensa dónde y cómo vas  vender tu producto y qué necesidad estás resolviendo.

El miedo paraliza y nos lleva a querer renunciar y dejar nuestro proyecto abandonado cuando los momentos difíciles llegan.

Cuando veas todo en tu contra, asegúrate de intentarlo una vez más, cambia de estrategia, de planes; pero, sigue siendo persistente en tu sueño.

Pregúntate qué harás mañana para llevar ese estilo de vida de emprendedor que tanto has soñado.

El tiempo pasará de igual manera, así que utilízalo de la mejor manera. Si quieres “poner” un negocio, pero aún no sabes de qué, lo mejor es que empieces hoy. Tener un plan o actividad para ejecutar desde la mañana, te ayudará mucho.

Hay muchos tipos de negocios que puedes definir, algunos requieren poco dinero de inversión.

Noticias Relacionadas

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS