Para invertir, primero hay que ahorrar y eso significa separar y destinar una parte de nuestro ingreso para metas futuras. Para invertir, primero hay que ahorrar y eso significa separar y destinar una parte de nuestro ingreso para metas futuras.

Cómo invertir: cuatro claves de inversión

La inversión es uno de los aspectos de los aspectos fundamentales y esenciales dentro de las finanzas personales, ya que permite conservar el poder adquisitivo del dinero o, también, aumentarlo en el largo plazo.

MÉXICO.-  La inversión es uno de los aspectos fundamentales y esenciales dentro de las finanzas personales, ya que permite conservar el poder adquisitivo del dinero e, inclusive, aumentarlo en el largo plazo.  Pero, ciertamente, para invertir, primero hay que ahorrar y eso significa separar y destinar una parte de nuestro ingreso para metas futuras.

Los beneficios son múltiples, de acuerdo con El Economista van desde el interés compuesto “que permite que nuestro dinero se multiplique a un ritmo más rápido, a medida que pasa el tiempo”; o, también “permite acostumbrarnos (…) obtenemos disciplina y constancia, que es indispensable para formar un patrimonio."

Sin embargo, en la presente entrada no ahondaremos sobre todos los beneficios que trae consigo el invertir; pero, sí cuatro claves que el portal Inbest me, se encargó de recopilar.  

Invertir a través de una cartera permitirá combinar activos de la forma más óptima y diversificada posible.  Con respecto a la diversificación, lo más importante es la que hay en diferentes clases de activos. Asimismo, es importante la diversificación regional. Invertir en el mundo está hoy al alcance de todos. Ya que, en definitiva, se trata de optimizar la distribución de activos en una cartera.

Al elegir un nivel adecuado de riesgo, es importante saber que esto es muy difícil, ya que la tolerancia al riesgo no es algo que pueda medirse con exactitud, ya que, además, tu tolerancia cambiará con respecto al tiempo. Encontrar el perfil que puede “ser aproximadamente correcto” puede ser más que suficiente.

Asimismo, es importante pensar en tu (s) objetivo (s) financieros. Si te cuesta trabajo, una posible solución podría ser buscar diversos objetivos y asignar un % a cada uno.

Con respecto a los costos, cuanto más bajos sean, mucho mejor. Todo lo que nos dejemos en costes irá en un deterioro que impactará a nuestra economía. Es decir: es un lujo hoy en día acceder a cualquier mercado o índice a través de un ETF con un coste en muchas ocasiones por debajo del 0,10%.

El coste no siempre lo es todo.

Este último punto es más discutible. Pero la sencillez es la característica clave que, sin duda, mejorará una cartera de inversión. Podemos conseguir carteras altamente eficientes con gran simplicidad con el uso de activos de gestión pasiva. Los ETFs pueden permitir esto, ya que en la mayoría de los casos, es más fácil lograr cada uno de los cuatro objetivos anteriores mediante el uso de estos activos de gestión pasiva.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS