Uno de los perceptos que todo inversionista inteligente debe de tener en su mente, es el de la diversificación, ya que si no diversificas, el riesgo que asumes es enorme.  Uno de los perceptos que todo inversionista inteligente debe de tener en su mente, es el de la diversificación, ya que si no diversificas, el riesgo que asumes es enorme. 

5 razones por las que debes invertir en carteras diversificadas

Con el objetivo de reducir el riesgo total de la cartera y la pérdida de la rentabilidad, se opta por la diversificación de activos, que resulta ser clave para mitigar los daños de las fluctuaciones en los mercados.

MÉXICO.- Uno de los perceptos que todo inversionista inteligente debe de tener en su mente, es el de la diversificación, ya que si no diversificas, el riesgo que asumes es enorme. 

Sobre diversificación.

La diversificación es clave al momento de determinar la asignación de activos con el objetivo de reducir el riesgo total de la cartera y la pérdida de rentabilidad. Es decir: una cartera bien diversificada te ayudará a que se mantenga equilibrada tu economía cuando otros activos tienen problemas. La diversificación es esencial.

De acuerdo con Inbest Me, existen cinco razones centrales por las que debes invertir en carteras diversificadas. 

Razones.

1.- Mejor respuesta a cambios de ciclo.

Una buena diversificación le permitirá a cualquier inversionista tener una mejor respuesta ante los cambios de ciclo. Ya que, como bien sabes, la economía funciona por ciclos de crecimiento y concentración.

Con una buena diversificación, puedes aprovechar las fases de crecimiento para crecer con ella, al tiempo que limitas tu caída en los momentos de concentración. Esto se debe a que estarás invertido tanto en activos de crecimiento como en activos defensivos.

2.- Menor volatilidad.

Al invertir en esta modalidad, diversificada, tendrás una menor volatilidad a largo plazo. Ya que, cuando la economía sube, tu subes ligeramente por debajo de ella; pero, cuando cae, tu caes menos.

Por eso, la diversificación está especialmente recomendada para los inversores que buscan tener más seguridad y menos sorpresas.

3.- Menor riesgo de pérdida permanente.

El riesgo de pérdida permanente de todo el capital se reduce considerablemente. Y esto es evidente, debido a que, si tienes todo tu dinero en dos activos, basta con que lo hagan mal esos dos para que todo tu patrimonio se evapore y jamás lo recuperes.

En cambio, si inviertes en una multitud de activos, es poco probable que todos ellos lo hagan mal. Por tanto, es poco probable que pierdas tu capital, sino que no lo aumentes. Un vehículo sencillo para tener muchos activos en tu cartera de inversión son los ETFs.

4.- Exposición a oportunidades.

Al estar diversificando, estás expuesto a una mayor cantidad de oportunidades.  Es verdad, no tienes forma de saber cuál será la próxima gran empresa que lo haga realmente bien y que multiplique su valor; pero, si te la llevas invirtiendo en todas las empresas de un índice variable, es probable que tengas exposición a esa empresa en concreto.

Así podrás beneficiarte de su crecimiento y utilizarlo para sumar un extra de rentabilidad.

5.- Sencillez en inversión.

Para invertir de forma diversificada es mucho más sencillo hacerlo que de hacerlo de forma concentrada. Es decir: es más sencillo y produce menos dolores de cabeza, ya que si vas a invertir en un par de compañías, tendrás que hacer un enorme trabajo de estudio y análisis, así como seguimiento de dichas empresas para comprobar que todo va como esperas.


 

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS