Desde gastar de más para presumir hasta la preferencia de la gratificación inmediata, son algunas de las razones que nos llevan a gastar de más. Desde gastar de más para presumir hasta la preferencia de la gratificación inmediata, son algunas de las razones que nos llevan a gastar de más.

3 razones por las que gastamos de más y cómo podrías solucionarlo

Uno de los hábitos que tenemos y que nos posicionan en un estado financiero negativo, consiste en gastar de más.  Esto impide que disfrutemos de una adecuada salud financiera y disfrutemos de nuestro dinero.

MÉXICO.- Uno de los hábitos que tenemos y que nos posicionan en un estado financiero negativo, consiste en gastar de más. Esto nos impide llegar a una libertad financiera o, por lo menos, llegar a disfrutar de nuestro dinero de la forma adecuada.

De acuerdo con Eduardo Rosas de Finanzas Personales, existen distintas razones que nos llevan a gastar de más, por eso crea 3 tips y posibles soluciones ante esta problemática.

Las personas preferimos las recompensas pequeñas pero inmediatas, que las mayores pero en un futuro. Esto se debe a un factor evolutivo, pues cuando los seres humanos viviamos en una época de peligro constante, donde el mañana no estaba garantizado, lo mejor era aprovechar los instantes que nos diesen gratificación.

Sin embargo, con la evolución, el cambio que ha tenido la humanidad ha sido demasiado drástico en 200 años; pues, ahora, ya no estamos rodeados de todos los peligros que asechaban al humano, pero, nuestro cerebro no ha evolucionado para ello seguimos prefiriendo las recompensas inmediatas.

Esto podría explicar por qué preferimos la satisfacción del momento, a pensar en ahorrar para el retiro.

Solución: cada vez que nos enfrentemos a una sitauación de querere comprar algo, es necesario hacer una pausa para que nuestro sistema lógico tome el control de nuestras decisiones y asuma los riesgos y futuras recompensas que se manifestarán a corto y largo plazo.

El gastar de más, usualmente, es para buscar impresionar al otro. Esto se debe a que vivimos en la época del consumismo: quien tiene de más, es importante ante los ojos del imaginario colectivo.

Al disponer de algo material de sumo valor, nos buscamos sentir importantes o admirados, esta es una de las principales razones que nos lleva gastar de más: la admiración.

El gastar dinero para poder presumirle a los otros es algo que nos da poder. Sin embargo, existe una paradoja, y esta consiste en que, si por ejemplo compras un auto de muy alto precio, las personas verán el carro; tu pensarás que, a quien ven, es a tí; pero apenas bajes del vehículo, la gente no te prestará atención.

Aún teniendo los ingresos suficientes para ser considerado de clase media, la comparación con otras personas que gastan más puede llevarnos a compararnos con los demás y así, sentiremos que el dinero no nos alcanza.

Así nos topamos con barreras financieras que nos hacen sentir pobres: el sentirnos privados de compras que podríamos hacer.  El problema aquí no es el ingreso, sino los gastos que superan a los ingresos. Así nos sentimos pobres aún cuando tengamos los ingresos suficientes para solventar todas nuestras necesidades.

Solución 2 y 3: saber balancear qué tanto gastamos es algo importante, pero tampoco debemos privarnos de ciertos gastos. La razón: si nos privamos de algo, nuestra fuerza de voluntad se agota.

Es necesario definir un “no presupuesto”, que te permita gastar libre de culpa.

Es necesario gastar sin culpa en las cosas que amas; pero, también cortar los gastos en las cosas que no amas. Puedes explorar y listar todo en lo que gastas durante los últimos meses. Así identificas cosas en las que no te gusta gastar, como compras impulsivas.

Puedes reducir los gastos en cosas que no son importantes para ti.

Entre más intensamente y más frecuentemente sentimos el deseo de gastar más, más pobres nos sentimos, porque más frecuentemente nos tenemos que decir que no”,  Shannon Lee Simmons autora de Dinero Libre de Culpa.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS