Si estás por adquirir una propiedad, debes saber que una forma de construir un patrimonio es a través de los remates hipotecarios, un método de compra que se caracteriza por rodearse de mitos Si estás por adquirir una propiedad, debes saber que una forma de construir un patrimonio es a través de los remates hipotecarios, un método de compra que se caracteriza por rodearse de mitos

¿Comprarás casa?, conoce 5 mitos y realidades de los remates hipotecarios

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), pocas personas conocen la modalidad de los remates bancarios

MÉXICO.- Si estás por adquirir una propiedad, debes saber que una forma de construir un patrimonio es a través de los remates hipotecarios, un método de compra que se caracteriza por rodearse de mitos.

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), pocas personas conocen la modalidad de los remates bancarios.

¿Cuáles son los 5 mitos sobre los remates hipotecarios?

Si eres de las personas que no conoce mucho sobre esta modalidad, aquí te damos a conocer algunos mitos realidades.

Este mito es cierto, pues los remates bancarios ponen a la venta propiedades cuyo dueño demandado por una institución bancaria no pagó la deuda. Es por esta razón que los bancos pueden reclamar por ley los derechos de la vivienda.

Esto es falso, pues según el portal Wiggot, se puede adquirir una casa o departamento en un remate bancario muy por debajo del precio real, pero a la vez se conserva o aumenta la plusvalía.

Si la vivienda que vas a adquirir está aún en proceso de demanda, el proceso puede tardar hasta dos años, pero si los derechos adjudicados ya se ganaron, pueden ser de entre tres y seis meses.

Esto es cierto, pues existen dos tipos de remates hipotecarios, los cuales son la cesión de derechos litigiosos y la cesión de derechos ajudicatarios.

En el caso de la cesión de derechos litigiosos, se adquieren los derechos de la demanda judicial, que el banco presentó contra el deudor de la hipoteca, que por alguna razón no pudo continuar con los pagos correspondientes.

En el caso de la cesión de derechos adjudicatarios, la institución bancaria procedió con la demanda contra el deudor hipotecario y ganó el juicio de adjudicación, y pone en remate el inmueble para recuperar lo que gastó en el juicio y las pérdidas por la deuda hipotecaria.

Esto es falso, ya que al comprar los derechos litigiosos se adquiere el derecho de la demanda, pero el acreedor hipotecario también cambia. Por esta razón el inmueble pasa a manos del acreedor una vez ganado el proceso judicial.

Mientras que la propiedad en disputa pasa a manos de quien compra los derechos litigiosos una vez consumada la demanda, por lo que debe tomarse en cuenta el tiempo del proceso para disponer de la propiedad.

Esto es falso, ya que una vez adquirida la propiedad mediante alguna de las modalidades de un remate bancario, los gastos de escrituración corren por cuenta del nuevo dueño.

Es importante que recuerdes que como en toda compra o venta de propiedad, existen cuestiones que debes considerar para verificar si esta opción es para ti o no.

Algunos de los riesgos que debes tomar en cuenta son:

  1. Pagar el avalúo de la propiedad
  2. Pagar el proceso de desalojo
  3. No se puede adquirir un inmueble mediante un remate bancario con un crédito hipotecario
  4. Es posible que el inmueble tenga algunas deudas, por lo que debes ponerlo al corriente con los servicios que no estén pagados
  5. No es posible visitar la propiedad antes de adquirirla, por lo que corres el riesgo de que no esté en buenas condiciones la construcción

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS