Ahorrar dinero puede resultar una tarea desafiante, especialmente cuando no se tiene el hábito de hacerlo, pero también existe otro extremo en el que para algunos gastar es incluso doloroso Ahorrar dinero puede resultar una tarea desafiante, especialmente cuando no se tiene el hábito de hacerlo, pero también existe otro extremo en el que para algunos gastar es incluso doloroso

4 tipos de ahorradores extremos, ¿te identificas con alguno?

Según un estudio realizado por George Loewenstein, profesor de economía y sicología en la Universidad de Carnegie Mellon, Pittsburgh, existen cuatro perfiles de ahorradores extremos, bien diferenciados entre sí

MÉXICO.- Ahorrar dinero puede resultar una tarea desafiante, especialmente cuando no se tiene el hábito de hacerlo, pero también existe otro extremo en el que para algunos gastar es incluso doloroso.

Según un estudio realizado por George Loewenstein, profesor de economía y sicología en la Universidad de Carnegie Mellon, Pittsburgh, existen cuatro perfiles de ahorradores extremos, bien diferenciados entre sí.

La aplicación que sirve para optimizar las finanzas de los consumidores digitales, Fintonic, explica en qué consiste cada perfil.

1.- El tacaño cuya filosofía financiera es: “Me duele gastar el dinero”

La idea de gastar dinero es para este grupo dolorosa o de disgusto. Socializar no les parece atractivo y por el contrario les atemoriza la idea de tener que gastar para hacerlo, por lo que deja de asistir a eventos de amigos o incluso llegan cenados de casa.

Para que no seas como ellos, lo recomendable es tener dos cuentas, una para ahorro exclusivamente y otra para cubrir, cuando menos, artículos de primera necesidad como productos de higiene personal y alimentos, entre otros.

2.- El austero, cuya filosofía financiera es: Ahorrar dinero me trae alegría

Los ahorradores se consideran a sí mismos austeros, al contrario que los tacaños, su alegría no está ligada a los bienes materiales, sino a la sensación de estabilidad que les da ahorrar el máximo dinero.

Este tipo de personas desarrollan una aversión a consumir y en fechas concretas, como por ejemplo cumpleaños o navidad, se revelan al consumismo y se frustran por tener que comprar obsequios.

Para evitar estos problemas, puede acordarse con familia y amigos hacerse un regalo con valor sentimental para que el materialismo quede en segundo plano.

3.- Los acaparadores de alimentos, cuya filosofía financiera es: “Cuanto más compre, más puedo ahorrar”

Con el incremento de los precios de los alimentos, ciertamente recurrir a las ofertas de 2 x 1 puede ser una buena opción, pero hay que tener cuidado porque no todo sale siempre más barato y pueden caducar antes de que la familia los consuma.

Esta forma de comprar es adictiva y en ocasiones cuesta reconocer las adicciones. Lo mejor para evitarlo es comparar precios y comprar productos no perecederos al mayoreo estará bien, pero por el contrario los artículos perecederos será mejor comprarlos en formatos más pequeños.

4.- Los suponeros extremos, cuya filosofía financiera es: “Cómo me gusta hacer más con menos”

Con la aparición de los cupones de descuentos surgió otro grupo de adictos al ahorro que son los suponeros extremos, quienes se convierten en adictos a las compras.

Este tipo de personas experimenta dilemas como los acaparadores de alimentos, y en ocasiones justifican una compra sólo porque el artículo está de promoción o con alguna tasa de descuento y se convierten en acumuladores.

Para no ser como ellos es importante que te asegures de que compras sólo lo que necesitas y que de hacerlo, sacarás provecho de ello. Si tienes dudas, puedes aplazar la compra un par de días y descubrirás la mayoría de las veces que no comprarás nada, porque pasada la emoción entenderás que realmente no lo necesitabas.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS