Los adultos mayores, micro y pequeñas empresas, trabajadores de la economía informal, profesionistas gig o freelancers, amas de casa y trabajadores que ganan el salario mínimo, son los más relegados. Los adultos mayores, micro y pequeñas empresas, trabajadores de la economía informal, profesionistas gig o freelancers, amas de casa y trabajadores que ganan el salario mínimo, son los más relegados.

Dificultades crediticias para adultos mayores

Los adultos con ingresos limitados están menos seguros que los de las generaciones anteriores. Los adultos mayores enfrentan problemas de salud, pobreza, desempleo, baja cobertura en pensiones, créditos y en protección social, entre otras.

El informe del Center for Financial Services Innovation (CFSI) señala que, aunque los adultos de las generaciones anteriores podían jubilarse libres de deuda con una pensión y un seguro médico adecuado, la situación financiera es más desalentadora para el grupo actual de personas de 50 años o más.

Hoy en día, la realidad de los adultos mayores de 50 años —especialmente aquellos de bajos recursos económicos— es menos predecible y menos segura", afirma el informe. "A diferencia de las generaciones anteriores, estos adultos se enfrentan a un mayor costo de vida, una deuda creciente, una situación de vida cambiante, la desaparición de los planes de jubilación con beneficios definidos y una mayor dependencia del Seguro Social".

Dificultades crediticias

Los adultos mayores, micro y pequeñas empresas, trabajadores de la economía informal, profesionistas gig o freelancers, amas de casa y trabajadores que ganan el salario mínimo, son los más relegados.

Liliana Silva, experta en finanzas personales de la fintech Cash Cash Préstamos, aseguró que un sector muy discriminado en cuanto a prestamos son los adultos mayores, pues para acceder a estos hay un límite de edad de 64 años y 11 meses.

Además de este sector, les resulta difícil conseguir un préstamo a las micro y pequeñas empresas, trabajadores de la economía informal, profesionistas gig o freelancers, amas de casa y trabajadores que ganan el salario mínimo.

Por ello, las personas buscan un crédito o préstamos con familiares y amigos, en cajas de ahorro no reguladas, casas de empeño y hasta fintech apócrifas, lo que los expone a sistemas como las llamadas “pirámides” o intereses de hasta 400%, que resulta imposible pagar.

Por otra parte, Liliana Silva explicó que el principal uso que le da la gente a los créditos es para “ necesidades apremiantes, no en lujos. El Covid-19 cambió los estilos de vida y los patrones de consumo los volvió más austeros”.

Ahora, las personas requieren préstamos para adquirir medicamentos, consultas médicas, pagar servicios básicos como agua o luz y para comprar productos de la canasta básica.

México es un país sin empleos bien remunerados y donde gran parte de su población vive endeudada (...) y está entre las naciones con mayor pobreza laboral”, aseguró Silva.

Noticias Relacionadas

TE PUEDE INTERESAR

MÁS NOTICIAS

MÁS NOTICIAS